Cuando tu mundo se derrumba

7:08





En el estudio bíblico para mujeres que hemos iniciado éste 4 de enero, hemos leído el libro de Job, los capítulos del 1 al 5.

Durante éstos días hemos visto cómo un hombre perfecto, recto, temeroso de Dios y apartado del mal que vivía en el país de Uz y se llamaba Job, sufrió una dura prueba.
En ésta prueba su mundo se derrumba: sus hijos e hijas mueren, su riqueza se pierde y sufre una terrible enfermedad. 
Su angustia y dolor son palpables en cada palabra que leemos.

Creo que todos los seres humanos hemos pasado tiempos difíciles, en los cuales nos cuesta trabajo creer en la bondad de Dios, en Su amor o en que nunca nos abandonará.
Algunos caen en las mentiras de que Dios no nos castiga, o de que cómo un Dios de amor permitiría que nos suceda *esto*.
Otras veces, no dormimos preguntándole a Dios: "porqué???"

Amiga, te pregunto lo siguiente:


¿Recibiremos de Dios el bien y el mal no lo recibiremos?

Job 2:10


Es decir, Dios nos dará bien , pero también nos dará lo que a nuestros ojos es mal.

Cómo? Porqué?


" El que no aplica el castigo aborrece a su hijo, 
el que lo ama lo corrige a tiempo" 
Prov 13:24


Y en Hebreos 12:5-11 nos lo explica de una forma más clara:



´Habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: "Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor ni desmayes cuando eres reprendido por él, porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo"  Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquél a quien el padre no disciplina? Pero sí se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sóis bastardos, no hijos. Por otra parte, tuvimos  a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Porqué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero este para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible e justicia a los que por medio de ella han sido ejercitados. ´


Amiga, Dios nos corregirá, nos disciplinará , como buen Padre que es, pero éso no nos gustará (es cierto) y puede ser que parezca en ése momento difícil ver nuestro mundo totalmente en el suelo... totalmente derrumbado.  Y sentiremos que es mal.


Pero qué desea Dios que yo debo hacer cuando El me corrige?
Volvamos a la Biblia, para ver qué dice...


" Bienaventurado es el hombre a quien Dios corrige; por tanto, 
no desprecies la reprensión del Todopoderoso"
Job 5:17

"El hijo sabio recibe el consejo del padre, 
pero el insolente no escucha las reprensiones"
 Prov. 13:1

"El que acepta la corrección recibirá honra" 
Prov 13:18

Ves? Dios nos corrige  porque desea nuestra santidad,...y nosotras como hijas debemos recibir con mansedumbre ésa corrección.
Comprender que no lo hace porque no nos ama, sino todo lo contrario!
Y si quieres preguntarle algo, que sea: "qué deseas que yo aprenda en ésta situación?"

Si volvemos a Job, veremos que el era un hombre que tenía un corazón íntegro y que adoró primeramente a Dios en medio de su dolor.
Amiga querida, si usted está pasando una prueba, si su mundo se derrumba,...vuelva su corazón a Nuestro Padre, adórelo y refúgiese en El. 

El tiene un propósito con ése dolor, usted y yo talvéz no lo veamos, pero El en su Sobernía sí lo sabe. Confíe en El. 

Te doy 5 versículos para medites en ellos y encuentres paz en medio de tu dolor. El último es mi favorito, fue mi ancla en medio de mi mayor dolor. 



""Guarda silencio ante Jehová y espera en él."
 Sal 37:7


"Porque en , Jehova, he esperado, tú responderás, Jehová, Dios mío" 
Sal 38:15 


"Hubiera yo desmayado, si no creyera que he de ver 
la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes" 
Sal 27:13


"Jehová, roca mía, y castillo mío, mi libertador; 
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; 
mi escudo y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio" 
Sal 18:2


" No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.
 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, 
no te anegará. Cuando pases por el fuego, 
no te quemarás ni la llama arderá en ti. "
 Isaías 43: 1-2








Dios es fiel!


Priscilla








*Si deseas unirte a nuestro estudio bíblico en línea para mujeres puedes encontrarnos en Facebook, en Instagram o en nuestro tablero de  Pinterest.
   **Los recursos bíblicos gratuitos para estudiar los puedes encontrar aquí.




You Might Also Like

0 comentarios

Nos encantaría saber qué opinas.

Facebook