15 lecciones que me enseñó Job

20:05

Hoy, tenemos un gran post de mi mejor amiga y compañera, líder de grupo en Buenos Días Chicas, Hazel. Ella escribe:


Al recibir la invitación para estudiar este libro me sentí emocionada, pues tenía la idea que podría aprender acerca de cómo permanecer fiel a Dios en medio de la prueba. Pero al final el Señor me sorprendió con otras lecciones extra que terminaron siendo como bofeteadas a mi ego, y un recordatorio de quien soy, pero principalmente de quien es Dios.












A continuación, les comparto algunas de las lecciones puntuales que el Señor trajo a mi vida con el estudio que hoy concluimos:
©    El Señor permitirá que pasemos por la tribulación, esto con el fin de probar nuestra fe y nuestra fidelidad aún en los momentos difíciles.
©    Dios es grande e infinito en misericordia, en amor y su poder sobre pasa nuestro entendimiento.
©    No todos nuestros “amigos” estarán a nuestro lado en los momentos difíciles. Es más algunos terminarán señalando nuestros errores y con sus comentarios nos terminaran de hundir.
©    Los verdaderos amigos son pocos, y estos nos harán saber y ver de forma constructiva nuestros errores, nos recordaran el favor de Dios en nuestra vida, nos pondrán los pies sobre la tierra y harán que recapacitemos en nuestro actuar. Todo esto con autoridad y amor, con el fin de que reflexionemos y abramos nuestros ojos a la verdad, para cambiar y retornar al camino correcto, reconociendo el poderío y la gracia de Dios en nuestra vida.
©    Tenemos que aprender de Eliu y ser buenas amigas, interviniendo en oración, con sabiduría y buen consejo en la vida de las personas que apreciamos, recordándoles el favor y poderío de Dios en sus vidas.
©    En todo momento debemos permanecer humildes de corazón ante el Señor, reconociendo que sin él no somos nada.
©    Debemos orar diariamente y entregar nuestras cargas e interceder por nuestra familia y amigos ante el Señor.
©    Nunca debemos sentir que somos tan “buenas y perfectas” como para merecer pasar por una prueba, un sufrimiento, o una pérdida.
©    Así como el Señor nos da, así el Señor nos quitará. Esto en el tiempo indicado, con el fin de bendecir y formar nuestro carácter.
©    Dios es grande en paciencia, en amor, misericordia, perdón, en poderío y majestad. Él es grande en todo su ser.
©    Nuestro padre nos hace saber de diferentes formas y momentos, las conductas, pensamientos y deseos que no le agradan, él nos indica nuestros errores y nos muestra como corregirlos, sin embargo si no obedecemos a su instrucción, utilizará las pruebas, para provocar los cambios en nuestro corazón, en nuestra vida.
©    Debemos apreciar y contemplar la maravillosa creación de Dios, esta es la forma en que él nos muestra su poderío.
©    Cada una de las cosas que tenemos, lo que somos, desde lo más pequeño e insignificante, hasta lo más grande y preciado para nosotras, todo es de nuestro Señor, todo nos es dado por la gracia del padre que está en los cielos; nuestra vida le pertenece solo a él, sin Dios no somos nadie, no somos nada.
©    Tenemos que adentrarnos en el estudio de su palabra, pues únicamente en ella encontraremos la verdad, el camino a nuestra vida con Dios. En su palabra encontramos el instructivo para vivir según la voluntad del Señor, allí también encontramos sus promesas y podemos contemplar su poder y las maravillas que ha hecho a través de la historia en los hombres que han creído en él y que han sido fieles a sus mandatos.

En fin si “desmenuzamos” cada versículo podemos encontrar muchas otras enseñanzas que estoy segura nos hacen reflexionar acerca de cómo estamos llevando nuestras vidas, de cómo hemos pensado ser merecedoras solo de cosas buenas, donde creemos que somos muy “cargas” independientes, autosuficientes, autoras de nuestras dichas, nuestros logros ya sean a nivel profesional, personal, familiar, incluso hemos creído que por nuestros propios méritos es que somos dignas de gozar de las bendiciones que nos ha dado el Señor.

Les comparto que durante mi vida al igual que muchas, he tenido que pasar por experiencias muy difíciles, que por la gracia de Dios pude enfrentar. Que con los años y habiendo aceptado al Señor en mi vida, he luchado por entregar todo aquello que estorba en mi corazón e impide que crezca Dios en mí.

Saben, hoy el Señor pone en mi corazón el compartir parte de mi testimonio, no sé porque pero estoy segura que tiene un propósito, aún para mí.

     Bueno, a grandes rasgos esta es mi historia:
En algún momento llegué a creer que lo merecía todo, no era una mala persona, me preocupaba por mi familia y amigos, era una esposa según yo “envidiable”, una madre esforzada, preocupada, amorosa, una buena trabajadora, profesional, justa,  honesta; creí tener todas las cualidades para seguir siendo merecedora de grandes logros, de ver cumplidos mis sueños y deseos, pero en algún momento desvié mi mirada del Señor y por años cedí su lugar en mi vida a otra persona, a otras cosas y creí que con mi esfuerzo, cuidado y el control de profesionales, podría hacer realidad mi sueño de tener una familia unida, un matrimonio perfecto, una casa llena de felicidad, con los dos hijos que anhelé criar, pasear, tener las cosas materiales que necesitaba para tener comodidades y lujos.

Un día lamentablemente el Señor después de haberme hecho saber que él era quien debía ocupar el primer lugar en mi corazón, y al no atender yo a su instrucción, tuvo que venir en un momento para mi perfecto, donde podría cumplir ese sueño de tener a mi segundo hijo y en una acción que destrozó mi corazón tuve que sufrir la pérdida de mi bebé; y como si fuera poco esa pérdida, he tenido que ver durante años el sufrimiento de mi primer hijo al no tener a su anhelado hermanito.

Con el tiempo luego vino el quebrantamiento de mi matrimonio, hasta llegar a la separación hace año y medio, con esto se terminó de derrumbar mi sueño de una familia “perfecta”, de la mujer fuerte, “humilde”, honesta que había logrado superar muchos obstáculos y creía tener a buena relación con Dios y que siempre sería respaldada por él. Y no es que Dios no nos vaya a respaldar, sino que en mi caso Dios inconscientemente pasó no a un segundo plano, sino a un tercer o cuarto lugar.

Hoy con mis sueños destrozados, con mi corazón deshecho, pero con el amor incondicional de Dios, estoy buscado conocerle mejor, aprender a depender solamente de él, a saber que no necesito a nadie más para ser feliz, hoy necesito conocer qué es lo que sigue estorbando para que el Señor continúe haciendo su obra perfecta en mi vida. Hoy sé que no soy nada sin él, y que su amor y misericordia me han acompañado durante toda mi vida, que a pesar de mis faltas, de mi infidelidad para con Dios, mi imperfección, con todo eso ciertamente Dios me toma en sus manos y cuida de mi, hoy puedo ver cómo él ha enviado auxilio por medio de amigas que le conocen y que gracias a eso me han hablado con la sabiduría dada por el Señor, con autoridad y amor. Hoy agradezco a Dios la oportunidad de ser parte de este grupo y poder abrir mi corazón a su verdad.

Que el Señor las bendiga y nos siga iluminando el camino por medio de su palabra. Un abrazo!!


Hazel Rodríguez Vega.




-----------------------------------------------------
Si usted es nueva por acá, Buenos Días Chicas le da la Bienvenida!!
Si ya es parte de Buenos Días Chicas, la animamos a que persevere leyendo y estudiando!!



Este 7 de marzo comenzaremos a estudiar el Evangelio de Marcos.
Todos los recursos gratuitos y la información la encontrará ésta publicación.
Si desea pertenecer al grupo privado en Facebook de Hazel, puede solicitarle que la agregue aquí.








Hazel Rodríguez Vega
Es una costarricense, madres de un precioso varón. Trabaja fuera de su hogar y es líder grupal en Buenos Días Chicas.
Su anhelo es conocer cada día más del amor del Señor y compartir con otras mujeres el estudio de la Palabra y las promesas que Dios tiene para cada una de nosotras.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Dios ciertamente tiene control de todo y sabe porqué hace cada cosa. Gracias por compartir sus corazones, soy de las que piensa que los testimonios son muy poderosos. Bendiciones y saludos desde Panamá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Masai Zaret! Tu comentario nos ha bendecido en el grupo de líderes hoy. UN abrazote!

      Eliminar

Nos encantaría saber qué opinas.

Facebook