El mandamiento que nos hace falta

13:23

En el estudio de Deuteronomio me han llamado la atención varios temas a lo largo de las lecturas. Principalmente del capítulo 5 que habla acerca de los 10 mandamientos.






El Señor en su infinita misericordia nos recuerda cómo un día nos liberto sacándonos de la esclavitud de nuestro pecado (5:6), donde con Su mano fuerte y Su brazo extendido (5:15), con Su gran amor rompió nuestras cadenas, todo para que podamos reconocerlo a Él como nuestro Señor, nuestro único Dios, nuestro... Salvador.
Él nos ha rescatado de ese mundo en el que vivíamos en pecado, en dolor, en sufrimiento y nos ha dado el privilegio de poder llamarnos hijas suyas. Él vino a restaurar nuestras vidas y nos da la libertad que él siempre ha querido para nosotros.

Él nos dio el privilegio de escuchar su voz (5:24) a través de su palabra la Biblia, por medio de la cual nos instruye.  El nos deja un manual de vida con los mandatos muy claros de cómo debe ser nuestro comportamiento, nuestro estilo de vida, de manera que pueda ser agradable delante de sus ojos.  La única manera que tenemos de poder agradar al Señor con nuestra vida la podemos hallar estudiando, escudriñando su palabra la cual nos dejó para llevar una vida agradable y perfecta delante de sus ojos.

 Él nos dice muy claramente que guardemos sus mandatos y que sigamos todos sus caminos y que de esta manera podremos tener largos días y que nos podrá ir bien (5:33).
Cumplir Sus mandamientos es muy importante y esencial para hallar gracia delante de él y aunque en nuestra naturaleza puede parecer difícil, en Cristo no hay nada que no podamos lograr.

Pienso que existe un mandato que al cumplirlo se convierte en pilar para poder cumplir los demás; estoy segura que mi vida, la suya y la del mundo entero sería tan diferente. Si todos desde un inicio tomamos como prioridad en nuestras vidas, éste mandamiento habría un cambio verdadero en nosotras. Es un mandamiento que nos hace falta...¡nos hace falta cumplir!

Me parece que el mandamiento primordial es que amemos, honremos y glorifiquemos al Señor. 

Es en ese amor, que nuestro corazón estaría lleno de Su amor y Su presencia, de Su Espíritu Santo, el cual traerá conocimiento y temor de Dios. Una vez que cumplamos con éste mandamiento podremos cumplir el resto de los mandamientos, cada uno de nuestro días.




Oremos:

 Te doy gracias Señor por regalarnos las instrucciones a seguir para poder agradarte con nuestras obras. 
Gracias porque sin tus mandamientos no sabríamos que hacer. Bendícenos Señor para que podamos conocer más de Tu palabra y saber cómo debemos obrar para agradecerte con nuestra vida. Danos fortaleza sabiduría y discernimiento para saber distinguir entre lo que te agrada y lo que te deshonra; danos control y dominio propio, toma cautivos nuestros pensamientos y permitenos mantenernos firmes en nuestra fe y nuestra vida cristiana.  Todo esto te lo pedimos en el nombre de Cristo Jesús. Amén. 🌺❤



Hazel Rodríguez Vega




-----------------------------------------------------
Si usted es nueva por acá, Buenos Días Chicas le da la Bienvenida!!
Si ya es parte de Buenos Días Chicas, la animamos a que persevere leyendo y estudiando!!

Puede conseguir nuestros materiales gratuitos para éste estudio en éste enlace.

You Might Also Like

0 comentarios

Nos encantaría saber qué opinas.

Facebook