Permaneciendo fiel a los mandamientos de Dios

18:24

¿Alguna vez has oído hablar de un hombre de 85 años con la misma fuerza de uno de 40 años de edad?

Permaneciendo fiel a los mandamientos de Dios
Básicamente eso es desconocido hoy en día, pero en el estudio bíblico de esta semana, vemos un hombre muy fiel que tenia 85 años que era tan fuerte y capaz como un hombre de 40 años.
Abran sus biblias en Josué 14:6-15, donde conoceremos un hombre muy especial llamado Caleb.
En los versículos 6-9, aprendemos mas a fondo sobre la historia de Caleb. Usted probablemente a escuchado de la historia de los 12 espías que Moisés envió a la tierra prometida en Números capítulo 13. Los espías revisaron la tierra y sus ciudades, y mientras lo hacían, vieron a las personas que vivían allí.
Los 10 espías no estaban confiando en Dios,y ellos regresaron y dijeron a toda la gente que nunca podrían contra los gigantes y guerreros que vieron en la tierra prometida. Solo 2 espías eran obedientes y confiaron en Dios y trataron de convencer a la gente de que podrían ganar.
¿Adivina quienes eran?
Fue Josué, el nuevo líder de Israel, y Caleb, el hombre que encontramos aquí en nuestro estudio.
En lugar de escuchar a Josué y Caleb y confiar en Dios como debían, la gente tenia miedo y estaban enfadados con Dios por haberlos rescatado de Egipto. ¡Ellos querían volver y ser esclavos en Egipto otra vez!
Dios estaba tan molesto con los hijos de Israel por no confiar en Él, que los hizo vagar en el desierto por 40 años hasta que la generación rebelde muriera y una nueva generación tomara su lugar. Pero aún vivía una persona que vive de esa generación, y ése era Caleb.
Porque él había sido obediente a Dios, Dios hizo que Caleb viviera mucho más que cualquier otro.
Caleb nos cuenta en el versiculo 10, "..."El SEÑOR me ha permitido vivir, tal como prometió, estos cuarenta y cinco años, desde el día en que el SEÑOR habló estas palabras a Moisés,... así que ahora tengo ochenta y cinco años."
El en el versiculo 11 el dice, que el es tan fuerte como un hombre de de 40 años. Porque Caleb fue fiel a Dios y a sus ordenes, ¡Dios bendijo a Caleb y fue fiel con el!
En nuestro estudio de esta semana, vimos como Caleb cree las promesas de Dios, pero no fue solo eso lo que dijo.
El tomó acción, y fue obediente.
En Números 13:30, vemos a Caleb tratando de convencer a la gente para que escuchen a Dios.
En Josué 14:12, vemos a Caleb confiar en Dios y tomar acción para impulsar a los cananeos fuera de la tierra que Dios le había dado. Caleb no solo cree lo que Dios dijo, le dijo a otros acerca de él y tomo medidas de obediencia hacia Dios.
Nuestra vida debe ser exactamente de la misma manera.
A veces es muy difícil ser fiel a los mandatos de Dios. Estamos tentados a desobedecer porque somos pecadores, y encima de eso, tenemos gente viéndonos mal y riéndose de nosotros por obedecer a Dios todo el tiempo.
Sin embargo; es imposible ser cristiano y no obedecer a Dios.
Todos pecan, y ser cristiano no significa que nunca pecaremos, pero debe ser dirigido en una dirección general de obediencia y crecimiento en Cristo.
No se trata de perfección, se trata de dirección, como dice a menudo mi pastor.

La dirección de nuestras vidas debería estar creciendo en obediencia a Dios.
No podemos decir que creemos en Jesús y creer que éso es suficiente.
Busque Santiago 2;14-26, y léalo. Estos versículos nos dicen claro como el agua, que la fe sin obras no nos salva.
No nos salvamos por nuestras obras, y no somos salvos por fe y obras juntas. Somos salvos por fe, pero solo si nuestra fe es real y verdadera será que , naturalmente, tendrá obras y la obediencia que la respalde.
Esto es lo que Santiago nos esta tratando de decir en Santiago 2:14.26, y eso es lo que vemos en el ejemplo de Caleb. Somos salvos por la fe sola, pero pero la verdadera fe va a producir la obediencia en nosotros.
Como jóvenes hombres cristianos, es el momento de ponerse de pie y obedecer a Dios sin importar el costo. Si realmente tenemos fe, vamos a obedecer a Dios y decirle a otros acerca de él, no importa lo que piensen los demás de nosotros. Como cristianos, tenemos que estar trabajando hacia una mejor obediencia a Dios a causa de nuestra fe en el.
Es su trabajo como hombre joven para ser un líder en su obediencia, y decirle a otros acerca de su fe en Dios al igual que Caleb hizo aquí en Josué 14:6.15.

Johnathan

Hablemos en los comentarios.
¿De qué forma está Dios llamándole a obedecerle hoy?
¿En cuáles áreas de su vida podría ser más obediente?
¿Qué ha aprendido ésta semana en Josué 11-15?


**Traducido por Alejandro Moreno
Con permiso del autor.

You Might Also Like

0 comentarios

Nos encantaría saber qué opinas.

Facebook