¡Abra las puertas y permita que otros entren!

15:57


¡Bienvenidas a nuestra semana final de Haciendo de tu hogar un paraíso!



Si usted recién está uniéndose, asegúrese de leer los artículos de las otras semanas para que se ponga al día acerca de lo que estamos haciendo {Semana uno, semana dos y semana tres.} Luego, asegúrese de regresar a ésta publicación para el reto de ésta semana.

Karen escribe:
¡Wow! ¡Nuestro tiempo juntas se ha ido volando! Hemos llegado a nuestro último reto. Espero que las semanas pasadas hayan hecho una real diferencia en nuestro hogares. En las casas así como las granjas. Condominios y cabañas. Sea que viva en una casa estilo ranchero o en un apartamento en un tercer piso. Una casa rodante o de dos piso. Nuestra oración es que ustedes continúen haciendo de sus hogares lugares acogedores.

"Así que...mantengan ésas candelas encendidas...

Manténgase dando amor desde sus hornos...
Escuche esas gotas del corazón...

Y ahora para esta semana.

¡Abra las puertas y permita que otros entren!

Pero antes de hacerlo,... veamos nuestro versículo de enfoque en éste reto.

¿Lo memorizó?
Ahora, ...¡nuestro reto final
"Extienda su mano y acerque a las personas.


No sólo haga del amor para su familia su prioridad durante éste reto. Como familia, trate de extender su mano y acercar a  otros dentro de su círculo de amor.
Haga una lluvia de ideas con su familia acerca de una persona, o talves una familia, con quienes ustedes puedan hacer el objeto de su amor y bondad ésta semana.

Tal vez es una "persona necesaria" alguien que le ayuda a su familia a mantener su vida:

cartero
el dependiente del supermercado
dentista
recogedor de basura
el de la ambulancia
o la maestra
Talvez es una familia nueva en la iglesia o en el barrio.

Haga algo tan simple como agradecerles verbalmente y ofrecerles algún regalito como una tarjeta de regalo. O, encienda esa candela, encienda el horno (o ordene pizza, está bien) y abra su hogar para un poquito de hospitalidad a la antigua.

Estimulandose unos a otros en amor y buenas obras. ¡justo como nuestro versículo nos los instruye! 

No de forma que otros sean impresionados por la hospitalidad de su familia
 sino para señalarles a Jesús.
Póngale agua a la sopa
Cuando yo era una niña, la gente parecía más anuente a estirar la comida que tenían para ar la bienvenida a otros a su mesa. Comúnmente escuchaba  a las personas de la generación de mi madre decir cómo nuestros padres- quienes vivieron a traves de la Gran Depresión- simplemente ponían un par de tazas más de agua a la sopa para estirar la comida cuando llegaban visitas inesperadas. Pero hoy en día, en una cultura saturada de imágenes de perfección de Pinterest que despliegan mesas arregladas elegantemente, decoración impactante y comida tipo gourmet, no somos tan propensos a invitar a otros a nuestras casas a partir un pan o compartir un plato de nachos.

¿Qué ha sucedido?
Hemos mezclado nuestras nociones de entretenimiento y hospitalidad.

El entretenimiento pone el énfasis en usted y su casa y busca impresionar a otros. En contraste, la hospitalidad pone el énfasis en sus huéspedes y busca ayudar a que otros se sientan refrescados, no impresionados, cuando salen de su casa. 
Cuando pienso en mi vida y en las personas cuya hospitalidad he disfrutado, lo que me viene a la mente frecuentemente no es la comida que sirvieron sino la actitud con la que lo sirvieron. Ellos nos hicieron sentir bienvenidos. Interesados en mi vida. Preocupados por mi comodidad. EN la mayoría de las circunstancias, yo no puedo recordar lo que había en el menú ése día. Lo que más disfruté, y lo que he llevado por años conmigo, fue el amor y la aceptación con la que me recibieron cuando estaba con ellos, en sus casas.

Piense en aquéllos en su vida actual.

¿Dirían ellos que su hogar es un lugar seguro, un paraíso para ellos cuando están estresados o en problemas?

¿Oraría usted y se prepararía, en su corazón y en su hogar, para ser parte del plan de Dios en sus vidas? ¿Adoptaría una perspectiva de que todo lo que se nos ha dado (desde nuestro hgar hasta nuestro carro y todo lo demás) le pertenece a Dios y es dado para compartir con otros?

Así que, qué importa si usted desea abrir sus puertas e invitar a alguien a compartir una comida o una merienda simple- en nuestra casa? No se preocupe.

Aquí hay algunos tip de ayuda y algunas ideas fáciles de menu.

La regla número uno. No trae de usar una nueva receta para cuando tiene visitas. Apéguese a los que usted ha probado y que sabe que le han resultado. He estado ahí y quemado eso también.

No trate de hacerlo muy lujoso. La comida gourmet no es necesaria. Trate de apegarse a éstos lineamientos: sirva comida simple pero bastante de ella. Mejor es un bollo de carne y puré de papas con suficiente para acompañarlo en lugar de una lujosa caserola que incluye ingredientes que nadie ha escuchado y que son escasos, así que los amigos sienten que no pueden ayudar.
Pregunte acerca de alergias e intolerancias alimenticias. Asegúrese de revisar con sus invitados para conocer si hay alergias o intolerancias a algun alimento, luego planee su menú de acuerdo a ello.

Ahora, algunas ideas de qué servir:
Barra de papas asadas.
Ase varias papas grandes (las tipo russet son buenas) y luego sírvalas con varios topping, como jamón cocido, tocineta picada, hongos salteados y cebollas, queso cheddar, queso azul o chili preparado, mantequilla y natilla (crema). Para crear algo temático puede servir "vacas negras".

Forme su propia hamburguesa.
Haga una noche retro. Haga muchas papas fritas en el horno a medida que cocina hamburguesas a la parrilla. Provea panes y varios toppings: queso en tajadas, lechuga, tomates, cebollas, jalapeños y así. Sirva batidos de leche que les acompañe. No se olvide de la crema batida y cerezas para poner encima.

Haga sopa y ensaladas.
No tiene que hacer toda la comida. Los invitados usualmente están más que felices de ayudar en la cocina mientras usted provee el lugar para agruparse. Haga un bufete de sopa y ensalada. Los invitados traen ensaladas frías o sopas en ollas de cocimiento lento para compartir. Usted provee de panes, rollos y mantequilla.

Una reunión a la antigua pasteles y helados.
Esta idea fue inspirada por unos amigos que siempre hacen una fiesta de helados el 21 de junio, el día más largo del año. Simplemente pida que todos su invitados traigan toppings para el helado: chocolate, caramelo, chispas de chocolate, sirope caliente de chocolate, fresas, frambuesas, melocotones, bananos, nueces picadas, chispas de colores o crema batida. Usted provee galones de helado y una mesa para servir. Cada uno puede hacer su propio sundae y disfrutar las visitas a medida que comen. O hágalo de pasteles, invite a las personas y que cada una traiga un pastel para compartir. Usted provee el helado para ponerle encima.

"Prepárese. Creo que escucho tocar la puerta. Hora de ponerle más agua a la sopa. O de alcanzar a alguien para invitarle a una taza de ánimo. Lo que sea que le ayude a compartir el amor con otra persona en su vida.

¿A quién desea invitar a comer en las próximas semanas y porqué y qué servirá?
O cuéntenos acerca de un tiempo en que tuvo visitas y las bendiciones que recibió al abrir su hogar.

Gracias por unirse con nosotras en las semanas pasadas a medida que juntas intentamos hacer de nuestros hogares un paraíso no sólo para nuestras familias, sino para todos aquellos a los que Dios envía en nuestro camino. No puedo agradecer a Courtney lo suficiente por permitirme conectarme con todas ustedes y compartir ideas. Me encantaría seguir conectada así que siéntase en la libertad de subscribirse  para mis artículos de mi blog automáticamente o seguirme en Instagram, Pinterest, Twitter o Facebook.

¡Sigan felices estimulandose unos a otros al amor y las buenas obras!

¡Dios les bendiga!
Karen Ehman





Traducido por Priscilla de Moreno
del artículo original del blog Women Living Well (casa de Buenos Días Chicas)

You Might Also Like

0 comentarios

Nos encantaría saber qué opinas.

Facebook