¿Unos regazos cualquiera?

8:55



¿Quién no recuerda a Sansón y Dalila?


Hoy, leyendo el capítulo 16 del libro de Jueces, que nos correspondía por el estudio bíblico que estamos haciendo, vi algo que no vi nunca antes. Y éso me entristeció.

Lo que vi fue que: Sansón no conocía realmente a Dios. 

El pacto que tenía con Dios era para toda su vida. Dios mismo se lo reveló a sus padres desde antes de concebirlo. La vida de Sansón sería dedicada para el Señor. Pero Sansón realmente no conocía a Dios, ni vivía una vida dedicada a El, ni sabía quién era éste. Con ése pacto de vida, era para que se motivara a ver cuán grande es Dios y comprendiera que es en Su regazo que encontramos fuerza, en Sus palabras que hallamos valor y en Su presencia que lo tenemos todo.
Pero Sansón no conocía a Dios. No realmente.
Podría ser muy fuerte con sus músculos pero era débil emocionalmente. Signo de no conocer a Dios, ni a su palabra. Cuando no lo conocemos, ni conocemos Su Palabra, somos como un barquito de papel: frágiles y ligeros, llevados por las aguas a cualquier lugar. 
Sansón parecía muy fuerte pero no lo era, tenía una debilidad: ¡Cualquier mujer barata le era irresistible!


Chicas, revisense. ¿Cualquiera o cualquier cosa le deslumbra?
¡Cuidado!

Sansón no se dio cuenta de que *sólo* en los regazos de Jesús encontramos compañía.
Y el enemigo se aprovechó de ésta debilidad de Sansón para engañarlo por medio de una mujer hermosa pero que fue su ruina.

No era el cabello lo que le daba la fuerza a Sansón, sino el pacto con Dios. Fue cuando él 'le descubrió su corazón a ella' que él perdió su fuerza. Fue cuando él *le entrega* su corazón a ella que el Espíritu Santo se aparta (vs 19). 
Dios tiene un pacto con ustedes también, y se encuentra en Deuteronomio 30.


¿Perderán ustedes su fuerza por entregar su corazón a las cosas equivocadas o a las personas equivocadas?
¿Perderán ustedes su relación con Dios por ver, oír o hacer lo 'bueno ante sus ojos' y no a los de El?


Sansón creyó que los regazos de Dalila eran los ideales para ser aceptado y descansar. Esos regazos cualquiera lo atraparon con mentiras y le quitaron lo mejor que tenía. 
Mujer, sólo existe un lugar en dónde descansar de su angustia, de ese dolor ,esa traición, esa situación financiera, esa enfermedad o cualquier otra situación frustrante y ése lugar de descanso son los brazos de Jesús.


Si usted no comprende esto, cualquier regazo le servirá para cubrir su necesidad de aceptación y de descanso.
¡Cuidado!

Esos regazos cualquiera pueden llevarla a perder
 lo mejor que tiene: Dios.


¡Dios es fiel!



Priscilla

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Cuantas veces dejamos de lado a Dios por tomar decisiones equivocadas
    cuantas lagrimas lloramos por las consecuencias
    gracias a la misericordia de Dios, tenemos la oportunidad de cambiar nuestra vida y seguir el camino junto a el.
    bendiciones

    ResponderEliminar

Nos encantaría saber qué opinas.

Facebook